Actividades

El XI Congreso Nacional de las Reales Academias de Medicina de España arranca esta tarde en Murcia y se prolonga hasta el viernes

Alzhéimer: El Congreso abordará las enfermedades neurodegenerativas con la presencia entre otros de la mexicana Rosalinda Guevara, que ha estudiado la relación entre esta enfermedad y síntomas como la pérdida de olfato.

Formación: Ciril Rozmán, autor del primer trasplante de médula ósea en España en 1976, abordará la formación de los MIR.

Cardiología: Se abordarán los avances en técnicas como el 'stend' y la posible utilización de células madre en cardiopatías.

Traumatología: Bioingeniería del tejido óseo y fijaciones externas.

 

El XI Congreso Nacional de las Reales Academias de Medicina de España atrae desde esta tarde a expertos nacionales e internacionales. En Murcia estará, entre otros, Ciril Rozmán, autor del primer trasplante de médula ósea en España en 1976 y uno de los impulsores de la Fundación José Carreras contra la leucemia. Rozmán analizará la formación de los médicos internos residentes (MIR).

Los participantes en el congreso también abordarán los últimos avances en la lucha contra las enfermedades neurodegenerativas. Fundamentalmente se centrarán en el párkinson y en el alzhéimer. Contarán para ello con la presencia de la investigadora mexicana Rosalinda Guevara. El uso de células madre en el tratamiento de las cardiopatías o la bioingeniería del tejido óseo, en el campo de la Traumatología, serán otros aspectos analizados en el Congreso. Además, habrá espacio para la Bioética. La reciente creación de la primera célula sintética, a cargo del científico Craig Venter, ha abierto un nuevo debate. «Este descubrimiento va a plantear con toda seguridad problemas de tipo ético», advirtió Poza. Al Congreso asistirán más de 60 médicos. Murcia acoge la cita con motivo del bicentenario, en 2011, de la creación del a Real Academia de Medicina y Cirugía de la Región. Nació de la mano del doctor Bartolomé Colomer en plena Guerra de la Independencia, y en sus primeros años se centró en la lucha contra la fiebre amarilla, que afectó a un tercio de la población de la Región.